Psicomaquia, Aurelio Prudencio Clemente

[Psychomachia]. Breve poema latino alegoricodidáctico de Aurelio Prudencio Clemente, poeta de origen espa­ñol, que vivió entre fines del siglo IV y comienzos del V.

Precedido de un prólogo en 68 trímetros yámbicos, en el cual se narra la lucha entre Abraham, símbolo de la fe, y los reyes paganos, el poema trata, en 915 hexámetros, de la lucha que se de­sarrolla en el alma entre las virtudes cris­tianas y los vicios paganos; tanto éstos como aquéllos personificados en siete parejas de enemigos, acompañada cada una de largo séquito de combatientes, que son otras per­sonificaciones abstractas. Por ejemplo, la Fe combate contra la Idolatría; la Lujuria, con su séquito compuesto del Amor, la Volup­tuosidad, la Petulancia, etc., contra la So­briedad (v. 310 y siguientes), y así sucesi­vamente. La idea de estas abstracciones divinizadas no es nueva; hallamos de ella frecuentes ejemplos en el diálogo entre el Lujo y la Pobreza en el prólogo del Trinummo (v.) de Plauto, en las personificaciones del Infierno virgiliano, en la fábula de Amor y Psiquis, en las Metamorfosis (y-) de Apuleyo.

Ejemplos análogos se encuen­tran en escritores posteriores, como Tertu­liano y Claudiano, pero el desarrollo que nuestro poeta da al motivo alegórico es inédito, y de él hace el autor un género literario nuevo, admirado e imitado en la Edad Media por poetas y artistas, que a menudo tomaron de la Psicomaquia inspira­ción y punto de partida para sus figura­ciones alegóricas. Artísticamente la Psico­maquia es quizás la menos lograda entre las obras de Prudencio; su estilo, como su argumento, es mecánico y artificioso; su modelo constante es Virgilio, del cual Prudencio toma las fórmulas y la técnica del poema épico, pero sin conseguir fundirlas en una unidad artística con el resto de su obra poética. [Trad. castellana de Fr. Isido­ro Rodríguez y D. José Guillén en Obras completas de Aurelio Prudencio (Madrid, 1950)].

E. Pecikiam