Problemas Modernos del Derecho, Joseph Kohler

[Rechtsprobleme der Gegenwart]. Obra de Joseph Kohler (1849-1919), publi­cada en 1907. Comprende diversos estudios de derecho, orgánicamente ligados entre sí mediante las premisas metodológicas conte­nidas en el primer capítulo.

El autor inicia el tratado con una estricta crítica del posi­tivismo jurídico, incapaz, por su propia natu­raleza, de una valoración interna de los datos sobre los cuales gira la investigación especu­lativa. Que la evolución es una realidad, no deja lugar a dudas; pero ¿qué sentido y qué significado puede tener una realidad atomista sin la unidad de una idea progresiva que determine su objeto? El mérito de la filo­sofía hegeliana es precisamente el de haber proclamado la inmanencia teleológica de to­dos los seres, y la unidad de ser y devenir que une las existencias espaciales y temporales a una idea sin espacio y sin tiempo. Sólo con la metodología idealista es dado percibir los vínculos de la naturaleza y de los destinos humanos con el universo todo. El error de Hegel consistió en identificar el pensamiento universal con el humano, en­cadenándolo a determinadas categorías idea­les del pensamiento.

El movimiento neohegeliano del que el autor fue autorizado propugnador, manteniendo firme el concepto hegeliano del desarrollo, se propone enlazar con la idea universal la vasta y riquísima experiencia que se puede obtener de las diversas manifestaciones civiles de los pue­blos, pasando de lo empírico a los princi­pios ideales. El Derecho es un elemento constitutivo de la civilización; el Derecho de una época y de un clima debe corres­ponder a las exigencias y a la sensibilidad de aquella época y de aquel clima. La filo­sofía del Derecho debe ser ante todo filoso­fía, o sea ciencia de la vida en todos sus aspectos, sistema general de datos particu­lares. Para la ciencia jurídica presenta má­xima importancia el derecho comparado, que ofrece los materiales más genuinos y útiles que permiten componer los datos en unidad de sistema. El neohegelismo de Kohlér es de gran importancia en la historia de las disciplinas jurídicas.

El haber que­brantado el esquematismo hegeliano para introducir, en la panorámica considerativa de la filosofía, los aspectos más diversos, separados y dispares de la vida jurídica universal, constituye indudablemente un progreso; con todo, esta exigencia de lo par­ticular ha cargado tal vez la mano de Kohler, a quien es lícito preguntar cómo de la consideración, unitaria si se quiere, de los hechos particulares, se puede ascender a la Idea hegeliana, que es síntesis de lo parti­cular y lo universal. El mérito fundamental de la obra de Kohler reside en la genial personalidad del autor, cuya diversidad de conocimientos en todas las ramas del saber y cuyo sentido humanístico de los valores espirituales confieren originalidad y carac­terísticas inconfundibles a todo trabajo cien­tífico suyo.

A. Brambilla