Plegaria Sobre la Acrópolis, Joseph-Ernest Renan

[Prière sur l’Acropole]. Una de las obras más célebres de Joseph-Ernest Renan (1823- 1892), incluida en los Recuerdos de infan­cia y de juventud (v.); son unas breves páginas directamente inspiradas por una visita al Partenón, de vuelta del viaje a Fenicia y Palestina de 1860-61.

Ante la Acrópolis, Renan siente que tiene por vez primera plena revelación del genio griego, de aquel ideal de belleza tan divinamente racional que ha guiado toda la vida de un pueblo. Su cultura típicamente medieval, su alma de nórdico místico y soñador, le dan la sensación de haber sido un «bárba­ro» que ha alcanzado, tarde y fatigosa­mente, sólo en virtud de la gracia conce­dida por Palas Atenea, la visión de la be­lleza antigua. Se encuentra así en condi­ciones de comprender con una sola mirada las dos máximas cimas del alma y del pen­samiento humanos: el milagro de la Gre­cia antigua, por el que nuestra razón en su armonioso desarrollo alcanza naturalmente el sentido de lo divino a través de la Belleza; y el milagro del cristianismo, por el que el sentido de lo sobrenatural llena místicamente, fuera de la lúcida ra­zón, toda nuestra vida de hombres.

El esti­lo de Renán se eleva aquí a tonos solemnes de oración, perdiendo sin embargo, en las páginas brillantes y luminosas, algo de la delicadeza íntima que es característica de otras obras, aparentemente más descuidadas, pero en realidad, más puras y próximas a la absoluta perfección.

M. Bonfantini

No sé si existe en francés una página en prosa más hermosa. Los períodos fluyen como una procesión de Panateneidas y vi­bran como grandes liras. (Flaubert)