Las Enfermedades de la Voluntad, Théodule Ribot

[Les maladies de la volonté]. En esta monografía, publicada en 1883, como en las análogas sobre las enfermedades de la me­moria, de la atención, de la personalidad, el autor se adhiere ple­namente a la filosofía positivista y a los postulados del evolucionismo, echando las bases de la psicología experimental.

Para él la voluntad no es una facultad, sino el resultado de la coordinación más o menos compleja de un grupo de estados de con­ciencia; es el momento en la evolución de las leyes de los reflejos en que, entre el período de excitación y el período motor, aparece un hecho psíquico capital: la voli­ción, es decir, la conciencia de una selec­ción entre las distintas tendencias y senti­mientos jerárquicamente coordinados en el individuo. Entre volición y acción no existe relación de causa a efecto, sino relación de simple concomitancia, y su común factor determinante es el organismo, producido a su vez por elementos hereditarios, por in­fluencias exteriores y biológicas.

Las formas patológicas de la voluntad pueden clasificarse: como carencia o debilidad de im­pulsos motores, aun subsistiendo la volición (abulias conscientes), y como exceso de impulsos con debilitación o desaparición de la capacidad de coordinación (impulsos irresistibles). Con estas categorías se rela­cionan los casos de coordinación extrema­damente inestable, cual la incapacidad de atención voluntaria y los caprichos histé­ricos. Existe por fin el caso de anulamiento de la voluntad como coordinación y como acto, en las diversas formas de estados de éxtasis (éxtasis místico, profano, sonambu­lismo, etc.) y en la idiotez. El autor cita casos clínicos de cada una de las formas patológicas, pero en lo que se refiere a las causas primeras de los estados particulares propone hipótesis calificadas por él mismo sólo como probables. Por eso la monogra­fía, útil para la historia de la medicina’ psicofísica, puede considerarse ya como científicamente superada.

B. Treves