La Virtuosa Munificencia, Príncipe don Pedro

[A vir­tuosa bemfeitoria]. Tratado politicomoral del príncipe don Pedro, duque de Coímbra (1392-1449), que fue regente del reino desde 1438 a 1448 durante la minoría de edad de Alfonso V.

Compuesta para señalar al prín­cipe las acciones merecedoras de recom­pensa, y a los súbditos el arte de caer en gracia al soberano, la obra era en su origen una traducción de los Beneficios (v.) de Séneca, que don Pedro tuvo ocasión de leer en Florencia en 1428 cuando residió en esa -ciudad, en la que sostuvo amistosas relacio­nes con Ambrogio Traversari, prior de los Camaldulenses, y con el jurisconsulto florentino Tommaso Salvetti, que le dedica­ron dos de sus obras. Pero se cree que-por obra de extraños, el tratado se amplió has­ta ser una verdadera paráfrasis de la obra de Séneca, a la que se añadieron considera­ciones de otros moralistas clásicos (Aristó­teles, Plutarco, Cicerón) y cristianos (Santo Tomás, etc.).

El tratado, tal como ha llegado a nosotros, está dividido en seis libros y, como el texto de Séneca, distingue entre beneficio y beneficencia («benefeitoria»), clasificando las diversas clases de benefi­cencia y las obligaciones de ellas derivadas. En su género, la obra, por su estructura ló­gica y por el equilibrio de la composición, es uno de los tratados medievales más perfec­tos y la obra maestra de la producción mo­ralista portuguesa. Sin duda tiene también importancia porque es uno de los primeros y más conscientes reflejos del Humanismo (v.) en Portugal: en efecto, don Pedro co­noció también los Deberes (v.) de Cicerón, que él tradujo al portugués; esta última obra se halla, todavía inédita, en la Biblioteca Nacional de Madrid. También La vir­tuosa munificencia estuvo durante siglos iné­dita; hasta 1910 no se dio a la estampa el manuscrito, que se conserva en la Biblioteca Municipal de Oporto. Recientemente (1940) la reimprimió Joaquim Costa, actual direc­tor de aquella institución.

G. Battelli