La Sagrada Familia, Heinrich Karl Marx

[Die heilige Familie]. Es la primera obra de Heinrich Karl Marx (1818-1883), escrita en colabora­ción con Friedrich Engels (1820-1895) y publicada en 1845 en Francfort, con el sub­título «Crítica de la crítica crítica». El ori­gen del libro es debido a un desahogo de Engels contra la posición que, dentro de la corriente socialista, naciente por aquel tiem­po, asumía Ruge, cabecilla y agitador ger­mánico.

Frente a él, Marx y Engels refu­taban el socialismo de Estado y proclama­ban el principio de la superioridad de la sociedad sobre el Estado: refutaban el so­cialismo utópico, que aspiraba a lograr re­sultados con métodos pacíficos, y situaban el socialismo más allá y por encima de la política, como una fe y una filosofía. El breve desahogo de Engels fue notablemente desarrollado y ampliado por Marx. Posible­mente éste fue deliberadamente prolijo, con el fin de evitar la censura, cuya vigilancia soslayaban los volúmenes que rebasaban la extensión de veintidós folios. De todos mo­dos, La sagrada familia resultó un trabajo pesado y poco apto para el público, el cual no se interesaba por las discusiones de ini­ciados que constituyen el núcleo central del escrito. Sin embargo, la obra es de capital importancia para comprender el desenvolví- miento del pensamiento marxista: en medio de las críticas y discusiones ocasionales, aparecen las primeras fórmulas del marxis­mo, que más tarde serán desarrolladas en la Miseria de la filosofía (v.), sistematiza­das en el Manifiesto del partido comunista (v.) y en El capital (v.).

Allí se dice, por ejemplo, que «el proletariado y la riqueza son fuerzas contrarias… y constituyen am­bas el resultado de la propiedad privada»; que «la propiedad privada estimula su rui­na… en cuanto crea el proletariado, la mi­seria física y moral consciente, una des­humanización consciente y que por ello tiende a suprimirse»; que «la idea ha fra­casado cuando ha querido separarse del in­terés» y que «el materialismo presenta una relación necesaria con el socialismo y el colectivismo». Superada definitivamente una etapa utópica y otra filantrópica encerrada en lo que se llama «caridad burguesa», el socialismo de Marx y de Engels se sitúa, con La sagrada familia, en el denominado plano científico del materialismo histórico; el socialismo es concebido como resultado de una evolución histórica, y tal evolución como la obra de un movimiento consciente de la clase obrera.

P. E. Taviani