La Psicología del Arte, Henri Delacroix

[La psychologie de L’art]. Escrito filosófico de Henri Delacroix (1873-1937), publicado en 1927. En este «ensayo sobre la actividad artística», Delacroix, más que interesarse por el arte como hecho cumplido, se ocupa en el «hacerse» del arte.

En contraposición con otras estéticas que, haciendo abstracción del pro­blema técnico, consideran el arte como dato inmediato de la intuición, Delacroix se plantea el problema de la materia que se resiste al artista y del proceso técnico ne­cesario para vencer la materia. Viniendo así a considerar el arte como continua construcción, que no siempre consigue es­tabilizarse en un sistema perfecto, sino que aspira a él con ansia de perfección — esto es, como real y verdadero «traba­jo» —, Delacroix se niega a referir una fun­ción tan compleja a otras de tipo elemental y por ello rechaza la teoría schilleriana y spenceriana que hacen del arte un producto de evolución del juego, como también re­chaza la estética vitalista de Séailles y la del «Einfühlung», esto es, de la «sim­patía simbólica», de Vischer y de Lipps.

El arte para Delacroix es alegría de crear ,y es creación de una realidad armónica, cons­trucción de un mundo que se impone a los espíritus con su orden y sus leyes. Este sentido tan vivo de la problemática del arte transporta las investigaciones del autor del puro terreno estético al estudio de la personalidad del artista y de la relación entre artista y obra. Así, el concepto de inspiración pierde su carácter tradicional poeticosimbólico de don divino, pero, consi­derado como revelación inesperada de otro yo, o mejor de nuestro más profundo yo, desconocido para nosotros mismos, queda in­tegrado, ya en el proceso de meditación del cual se origina, ya en el trabajo de coordina­ción sucesivo, consciente y metódico.

Lle­gando a conclusiones sustancialmente con­formes con la Crítica del juicio (v.) de Kant, Delacroix ve en el arte sobre todo un mun­do en donde las funciones mentales se ejercitan en armoniosa actividad y en que el espíritu se actualiza. El libro contiene también un análisis del estado estético (todo placer estético es la síntesis de un placer sensorial, de un placer formal y de un pla­cer afectivo), un resumen de las varias doc­trinas estéticas, algunas consideraciones acerca del valor de los elementos técnicos en el arte, y sobre todo, el problema del arte en relación con la ciencia y la religión.

L. Fuá