La Agonía del Cristianismo, Miguel de Unamuno

En­sayo de Miguel de Unamuno (1864-1936), publicado primero en la traducción francesa de Jean Cassou en 1924, y en español en 1930. El gran ensayista español vuelve en este libro a un filón de su pensamiento que le había dictado los salmos razonadores de su Cristo de Velázquez (v.) y que de­bía llevarlo más tarde a una forma de mesianismo obsesionante, como se advierte en muchas páginas de su libro De Fuenteventura a París (v.) y de su Romancero del destierro (1928). La palabra «agonía» está empleada en su significado original de «lucha»; ser cristiano significa sostener una lucha perpetua en cada instante de la vida, entre nuestra fe de creyentes y nues­tra condición de ciudadanos, padres, mari­dos; cualquier forma de reposo o de re­nuncia a la lucha equivale a renegar el cristianismo, que celebra en todos los hom­bres el continuo sacrificio de la redención y de la inmortalidad. La lucha y el marti­rio aproxima al cristiano al divino funda­dor de su fe; la tragedia del Gólgota, ob­jeto hasta hoy de conmemoraciones más o menos devotas, debe convertirse en una meta para todo cristiano, un ideal que con­seguir dolorosa y sangrientamente. El prag­matismo heroico de la Vida de Don Quijo­te y Sancho (v.) se transforma, a través de los estudios escriturísticos y la familiari­dad con los grandes místicos españoles, en una aspiración ascética que, en lugar de ser negativa, como podría parecer a sim­ple vista, habría de ser positiva en grado sumo, constituyendo para Unamuno el úni­co medio posible de salvar con la vida es­piritual la existencia misma de la huma­nidad.

A. R. Ferrarin