Experimentos sobre el Galvanismo, Alexander von Humboldt

Obra publicada en Berlín en dos volúmenes en 1797-1799, con el título In­vestigaciones sobre la irritabilidad de las fibras musculares y nerviosas con hipótesis sobre el progreso químico de la Fauna y de la Flora \Versuche über gereizte Muskel und Nervenfaser, oder Galvanismus nebst Vermüthungen über den chemischen Process des Lebens in der Thier und Pflanzenwelt], más conocida por la traducción francesa: Expériences sur le Galvanisme et en général sur Virritation des fibres musculaires et nerveuses, hecha por J. Fr. N. Jadelot (París, 1799). La obra está dividi­da en diez capítulos.

En el primero, entre los diversos temas, trata del galvanismo como reacción de la fibra sensible, de la modificación de los fenómenos galvánicos, etc. En el segundo: observaciones de Cotugno, experimentos de Galvani, etc. En el tercero, de los conductores metálicos y réplica a las objeciones de Volta contra los experimentos de Aldini. En los capítulos cuarto, quinto, sexto y séptimo, reproduce muchos experimentos sobre la excitabili­dad, sobre la formación de las cadenas gal­vánicas, sobre la influencia de la posición respectiva de los cuerpos excitantes, sobre la irritación de los nervios, etc. En el octavo y noveno, de los distintos efectos sobre ani­males y órganos humanos. En el décimo discute la causa de los fenómenos galvá­nicos, recuerda la teoría de Volta y ex­pone una teoría suya basada en la existen­cia de un fluido particular en los órganos y en la acumulación causada por los obs­táculos encontrados, sin excluir, empero, la intervención de otras causas, como las propiedades eléctricas de los metales, su temperatura, la descomposición de los fluidos, y admite una atmósfera activa de los órganos vivos.

Ávido de observar y experimentar, A. Humboldt nos revela que en sus frecuentes viajes llevaba consigo lo necesario para las investigaciones. Reputa idénticos el fluido galvánico y el fluido eléctrico y considera la electricidad una substancia más tenue que el aire: «esta ex­presión figurada —dice— no tiene conse­cuencias, aunque sea impropia; pero es sobre todo notable porque atestigua la li­mitación de la palabra y la preferencia que tenemos en reducir las ideas químicas a ideas mecánicas y a explicarlo todo con las últimas». Aparte de lo que el progreso científico podría considerar en cuanto a errores, incertidumbres y lagunas, esta obra muestra el espíritu de observación, la sagacidad investigadora y el escrúpulo en los experimentos del grande e infatigable viajero y hombre de ciencia.

P. Pagnini