Experimentos sobre la Producción del Diamante, Henri Moissan

Comprenden un grupo de memorias del químico francés publicadas entre 1893 y 1905. La comprobación de que en las zonas carboníferas se encuentran siem­pre diamantes microscópicos junto con gra­fitos y el hecho que el meteorito del Cañón Diablo, constituido en su mayoría de masas metálicas, contenía pequeños diamantes, in­dujeron a Moissan a intentar la transfor­mación del carbono en diamante, reanudan­do los experimentos intentados sin éxito por algunos autores sobre las disoluciones del carbono en metales fundidos.

Las pri­meras pruebas efectuadas disolviendo el carbón en varios metales, fueron infructuo­sas, pues, por enfriamiento, consiguió siem­pre el carbono en estado de grafito. La hipótesis del origen eruptivo del diamante, le llevó a intentar grandes temperaturas y presiones elevadas. Con este fin calentó en un horno de arco voltaico a cerca de 3.500° una masa de hierro purísimo que contenía carbono disuelto, que sucesivamente se ha­cía caer en agua. A causa del brusco cam­bio de temperatura, la superficie de la masa se solidificaba inmediatamente, ejerciendo sobre la parte interior, todavía fluida, una fortísima presión debida a la contracción del volumen. Disolviendo la masa metálica en ácidos consiguió un residuo indisoluble constituido por pequeñas briznas y peque­ñísimos cristales que resultaron por sus propiedades idénticos al diamante. Estos resultados se hicieron públicos en la me­moria: Sur la préparation du carbone sous une forte pression (Comptes rendus, 1893).

Sucesivamente en otras memorias — Nouvelles expériences sur la réproduction du diamant (ibídem, 1894); Sur quelques ex­périences nouvelles relatives a la preparation du diamant (ibídem, 1896 y 1905; «Annales de Chimie Physique», 1896). — Moissan perfeccionó sus experimentos sin conseguir, empero, resultados sustancial­mente distintos. Muchos autores reempren­dieron la investigación sobre la síntesis del diamante, confirmando, en su mayoría, las pruebas de Moissan.

G. Speroni