Examen de Conciencia de un Literato, Renato Serra

[Esame di coseienza di un letterato]. Confesiones literarias publicadas en 1916. El autor, en vísperas de marchar voluntario a la guerra en 1915, hace un examen de su vida de crítico y literato y, con la sutil angus­tia del hombre culto, situado frente a unos acontecimientos que parecen salir de la órbita de su propia vida, como puede ser una guerra mundial, advierte los límites espirituales de toda su pasada actividad.

Comprende de modo dolorosísimo que su educación humanista, aunque penetrada su­tilmente de amor a la poesía, ha quedado como un jardín cerrado, y que, por otra parte, un profundo anhelo poético, perse­guido incluso en su obra crítica, vicia sus necesidades filosóficas y culturales. De este modo la inquietud de un espíritu, que pa­recía vacilar entre las efusiones sentimen­tales y el perspicaz análisis de la filosofía moderna, se acentúa y se exaspera con la extremada meditación sobre la propia vida en un recogimiento casi voluptuoso, hecho de ecos y de susurros, de analogías y de reacciones. Este Examen explica asimismo la naturaleza de la obra crítica de Serra, su siempre insatisfecha curiosidad de nue­vas formas poéticas y, a la vez, su fidelidad a un tipo estrictamente humanista de cultu­ra literaria.

Parece que más allá de un fácil impresionismo, casi como un fin en sí mismo, vislumbra un mundo más com­plejo, una forma de vida más ardua, que se enlaza mejor con la tragedia contem­poránea. La tradición italiana y las ense­ñanzas de Carducci son para Serra un dul­císimo mito, pero también ante las nuevas exigencias espirituales estimuladas por la guerra su mundo se mantiene provinciano y tranquilo: es el mundo de un hombre que medita. Nutrido por la savia de su educa­ción literaria, el escritor supera lo que estima un mero idilio juvenil y reafirma sugestivamente los derechos de la pasión y de la lucha. La guerra lo sorprendió con todas sus inquietudes, sedientas de futuro: fue también la prueba del fuego para la literatura («Envejeceremos fracasados. Se­remos aquellos que han frustrado su des­tino»). Pero el meditativo Serra murió al cabo de poco tiempo en una trinchera y su libro quedó como el documento funda­mental de su espiritualidad.

C. Cordié

Es la expresión del equilibrio italiano. (G. Prezzolini)