Esfera del Mundo, Juan de Sacrobosco (John Holywood)

[Sphaera Mundi}. Tratado de astronomía del matemático y astrónomo inglés, impresa por primera vez en Ferrara en 1472. Originario de Holywood, hoy Halifax, este matemático latinizó su nombre tomando el de Johannis de Sacro Bosco.

Su mayor éxito consiste en haber expuesto concep­tos fundamentales, ya contenidos en trata­dos precedentes, con extremada claridad, lo que favoreció su difusión en todas las escuelas de la Edad Media. La Esfera fue uno de los primeros tratados de astronomía reproducidos por la imprenta y fue estu­diado y comentado hasta fines del si­glo XVI. Los tres primeros capítulos sobre los movimientos de los cuerpos celestes no pasan de los conocimientos astronómicos sustentados por los pitagóricos; en el cuar­to capítulo está expuesto el sistema de los epiciclos y de los excéntricos, gloria de la astronomía alejandrina. Además de la esfera de las estrellas fijas, Juan de Sacrobosco supone una novena esfera, a la que él llama «esfera del primer móvil», sin que, por lo demás, justifique su introduc­ción.

Es extraña en esta obra la ausen­cia de toda referencia al movimiento de precisión de los equinoccios porque en el opúsculo De Computo ecclesiastico Sacrobos­co escribe: «El Gran Año es el espacio de tiempo al término del cual todos los pla­netas y todas las estrellas del firmamento universal vuelven al mismo lugar que ocu­paban cuando el origen del mundo. Josefo lo menciona en estos términos: el Gran Año comprende seiscientos ciclos anuales. Pero los filósofos han emitido opinión más exacta según la cual el Gran Año queda definido por la suma de quince mil años. Este Año es el del universo entero.

Sin embargo, el año perfecto universal parece contener treinta y seis mil revoluciones solares». De ello se deduce que Sacrobosco se atuvo a la determinación dada por Ptolomeo. El De Computo ecclesiastico fue compuesto probablemente en 1244, como se puede deducir de los versos con que ter­mina el libro: «Tu stabilire velis opus hoc per temporis aevum / M Christi bis C quarto deno quaterno / De Sacro Bosco discrevit témpora ramus».

A. Uccelli