Escritos, Ensayos y Diarios de Washington

[Writings, Essays and Diaries]. Los escritos diversos y cartas de George Washington (1732-1799), recogidos y publi­cados por W. C. Ford (New York y Lon­dres, 1899) en catorce volúmenes, no com­prenden los Diarios, pero, por lo demás, constituyen la colección más completa que existe.

Contienen gran número de cartas a familiares, amigos, compañeros de milicia y de acción política (son importantes al­gunas dirigidas a Lafayette); hay además relaciones, planes y proyectos de acciones militares, discursos al Congreso, proclamas, etc. El estilo, en general seco y directo, nos da una imagen fidedigna de la clase de hombre que era y de su carácter fuerte y equilibrado. Adviértense vacilaciones en la ortografía, no de las palabras raras, sino de algunos términos comunes. Muchos de estos escritos, así como ciertos fragmentos de los Diarios, durante mucho tiempo fue­ron substraídos a su publicación, o bien publicados con correcciones y enmiendas por fanáticos admiradores de Washington, en la intención de los cuales la figura del héroe había de ser presentada siempre y únicamente con solemnidad y belleza.

Los Diarios [The Diaries, 1748-1799] constan de cuatro volúmenes reunidos y publicados con un prólogo de J. C. Fitzpatrick (Bos­ton y New York, 1925); los manuscritos se encuentran en la Librería del Congreso en Washington. Los Diarios son muy des­iguales durante los primeros años, muy re­gulares por el contrario en los últimos; consta que algunos se han perdido, espe­cialmente de los primeros tiempos. En con­junto son muy importantes por cuanto pro­porcionan elementos preciosos, directos o indirectos, para reconstruir la personalidad de Washington, y en algunos puntos ad­quieren una importancia histórica de pri­mer orden, porque proporcionan la inter­pretación y la visión personal del estadis­ta respecto a hechos políticos y militares de los que fue protagonista o copartícipe. En las anotaciones de los últimos años se revela especialmente el apasionado propie­tario de Mount Vernon. Es ya proverbial la aridez, la «matter-of-factness»,. de todas las obras de Washington, rasgo característico de su personalidad; pero en varios mo­mentos se trasluce, casi sin que el autor llegue a darse cuenta, una vena de senti­miento y de humorismo.

C. Pellizzi