El Eterno Retorno, Friedrich Nietzsche

[Die ewige Wiederkunft]. Obra filosófica incompleta escrita en fragmentos (1881 y 1884-1888) y publicada postuma en el VI y X volúmenes de la obra editada a cargo de E. Forster-Nietzsche (Leipzig, 1896-1911).

La idea central le vino al autor inesperadamente en agosto de 1881 en Silvaplana «a seis mil pies sobre el mar y mucho más arriba que todo lo humano» o, como más tarde preferirá decir, «a seis mil pies más allá del hombre y del tiem­po». Consiste en la afirmación de que la vida universal se repite y se repetirá infi­nitamente. Nietzsche creyó poder corrobo­rar con argumentos científicos esta tesis antaño escarnecida por él (v. Consideracio­nes intempestivas) en la forma en que se había presentado en la filosofía griega. Pero lo que importa en la idea de la eterna vuel­ta es su carácter de «suprema afirmación» vital; cuando, en el círculo de la existencia cósmica, se presenta dicho pensamiento, entonces se alcanza el mediodía de la hu­manidad, caracterizado por el «amor fati», por una aceptación y un ardiente amor hacia la vida y el destino.

La eterna vuel­ta ocupa el lugar de la inmortalidad; su revelación nos enseña que esta vida, no otra, es la vida eterna; «Non alia, sed haec vita sempiterna». Es bien curioso que en una anotación fugaz el autor haya escrito de la eterna vuelta manifestando sus propias dudas: «Quizá no es cierto; pueden otros luchar con ello». El motivo de la eterna vuelta se encontrará en la Gaya Ciencia (v.) y en Así hablaba Zarathustra (v.). [Trad. de Eduardo Ovejero en Obras completas, tomo V (Madrid, 1932)].

G. Alliney