El Contra Uno o Discurso de la Servidumbre Voluntaria, Étienne de la Boétie

[Le contre un, ou Discours de la servitude volontaire]. Discurso de Étienne de la Boétie (1530-1563), com­puesto en 1546 ó en 1548, rehecho según pa­rece en 1550, no comprendido en la edi­ción de las obras del autor preparada por su amigo Montaigne, y publicado en 1576. Es una requisitoria moral y jurídica contra el tirano y, sobre todo, contra los que le sirven. La libertad, institución natural y divina, es el mayor de los bienes y, sin embargo, en contra de la ley del instinto por el que todos los seres desean su propio bien, los hombres demuestran no apreciarla. En efecto, en tanto que los brutos se re­belan ante la servidumbre, los hombres se someten voluntariamente a los tiranos. Asis­timos, así, al triste espectáculo de millones de seres inteligentes que, aun siendo infi­nitamente más fuertes que un solo déspota, se hacen cómplices de él, y le ofrecen su poder, su brazo, su vida, como instrumen­tos de vejación y de expoliación.

Este he­cho paradójico se explica, sin embargo, por la fuerza de la costumbre que ha pervertido a la naturaleza, haciendo así que los hom­bres no se acuerden de su dignidad. El me­canismo secreto sobre el que se apoya la fuerza del tirano es la ayuda de pocos cóm­plices interesados, sostenidos, a su vez, por sus propios sostenedores. Pero estos sostene­dores de los tiranos se equivocan en sus cálculos: la historia está llena de ejemplos que demuestran la ingratitud de los tiranos para con sus instrumentos, contra los cuales, por otra parte, en el momento oportuno, se desfoga el odio de los oprimidos con mayor acritud. El escrito, nutrido de es­píritu y de recuerdos clásicos, más que de experiencias de hechos contemporáneos, no hace una distinción neta entre poder legíti­mo e ilegítimo, ni habla de remedios para mejorar la realidad, sosteniéndose a dis­tancia de las polémicas de su tiempo. El Contra uno es un arma polémica en manos de los protestantes y republicanos.

E. C. Valla

Una declamación clásica y una obra maes­tra de segundo curso de retórica. (Sainte-Beuve)