Del Elogio de la Elocuencia, Antonio Paleario

[De laudibus eloquentiae]. Discurso pronuncia­do, probablemente hacia 1546, por Antonio Paleario (Antonio della Paglia, 1503-1570), uno de los más importantes entre los que tuvieron lugar en el estudio de Lucca. Para Paleario la elocuencia es la ciencia del sa­ber; en toda ciudadanía, de Grecia a Roma, esa aptitud incita a la acción. Para lograr la verdad no cuentan los sacrificios ni los sufrimientos, y es preciso poseer un claro sentido de la elocuencia y de sus posibili­dades.

No se debe confundir la huera re­busca de frases con la verdadera meditación de los problemas: elocuencia significa crí­tica y examen de las doctrinas. Hay quie­nes admiran a Aristóteles como escritor, pero no lo comprenden como filósofo. Es preciso meditar seriamente sobre las pala­bras de los antiguos sabios y, en particular, los dictámenes de los juristas. Así, la elo­cuencia se convierte en el vehículo de la afirmación moral y el elemento con el que se realiza cada búsqueda en la ciencia hu­mana.

El discurso es, ante todo, notable por el fundamento moral que confiere a los estudios jurídicos, sin que ello signifique concebirlos como un ornamento de erudi­ción o como ejercicio literario; su verda­dero valor lo alcanzan solamente cuando afrontan de modo directo la historia. Inte­resa asimismo en esta obra el contenido humanístico, inspirado en gran, parte en los principios de la Reforma, que proclama la necesidad de renovar los problemas cul­turales en vista de una utilidad social de amplio alcance.

C. Cordié