De los Rayos Visuales, Marco Antonio De Dominis

[De radiis visus et lucis in vitris perspectivis et iride tractatus]. Breve obra del filósofo y cien­tífico dálmata Marco Antonio De Dominis (1560-1624), publicada en Venecia en 1611, particularmente interesante por estar escrita en un momento crítico de la historia de la óptica en que las ideas clásicas sobre la luz, la visión y el funcionamiento del ojo se derrumbaban definitivamente a causa del descubrimiento clamoroso del telescopio por parte de Galileo.

El librito de De Do­minis (redactado por un colaborador suyo, Giovanni Bartoli, porque su cargo de arzo­bispo de Spalato no le dejaba tiempo para ocuparse de ello) es un testimonio de la manera en que se desarrollaban las ideas a propósito del funcionamiento de las lentes en un período tan agitado. El mayor interés de esta obra, sin embargo, radica en la explicación que da el autor del arco iris, tema de estudio entre los científicos por lo menos desde hacía dos mil años. De Do­minis aporta una contribución verdadera­mente decisiva a la explicación de tan extraño fenómeno, y aunque no llegue pre­cisamente hasta la meta (y no podía llegar porque todavía no era conocida la ley de la refracción de la luz), sitúa la cuestión en el camino en que, pocos lustros más tar­de, Descartes dará el paso decisivo.

En efecto, De Dominis pone en claro defini­tivamente que el arco iris es producido por la refracción de la luz solar sobre las gotitas de agua suspendidas en el aire y por la reflexión que los rayos penetrados en el interior de ellas experimentan en su super­ficie posterior. Descartes había de añadir a este esquema nada más que los cálculos de las desviaciones. No es, pues, infundada la opinión de los que atribuyen a De Dominis la primera explicación del arco iris.

V. Busacchi