De la Moneda, Ferdinando Galiani

[Della moneta]. Tra­tado del economista Ferdinando Galiani (1728-1787), publicado anónimo en 1750. En él, Galiani enuncia, basándose en fenóme­nos monetarios, una teoría del valor, a la que puede llamarse precursora de teorías sucesivas. Sentado que la necesidad de la moneda nace cuando el cambio directo ya no basta a satisfacer las necesidades de una nación, y que sirve como medida general de los valores (ideal) y como medio para obtener lo que es menester para las necesidades de la vida (real), el autor pasa a examinar el concepto del «valor» que «tie­nen no sólo los metales que componen la moneda, sino toda otra cosa del mundo que esté determinada por principios ciertos, generales y constantes».

Ahora bien, según Galiani, «el valor es una razón que se funda sobre dos razones, las cuales son: utilidad y rareza». No es, pues, posible calcularlo «a priori», como tipo constante. Ordinaria­mente se tiene por invariable el valor de la moneda porque se le compara con el de otra moneda de diverso metal, o con otras del mismo metal; en el valor de los metales de todas estas monedas la ley ha querido, en efecto, establecer una proporción. Pero es evidentemente inexacto hablar de invariabilidad del valor de la moneda. Galiani distingue después entre «períodos breves» (intervalos de tiempo relativamente cortos) y «períodos largos» (intervalos más amplios de tiempo); y mientras en los períodos bre­ves «el precio sigue a la escasez», es decir, que la demanda tiene la parte preeminente en la determinación del precio, en los pe­ríodos largos «la oferta tiende a adaptarse a la demanda, de manera que de esta con­catenación se origina el gran equilibrio del conjunto». Después, a propósito de la cues­tión de la disminución en el valor de la moneda, efectuada por el Estado, que tanto preocupaba a los mercantilistas, Galiani critica la intervención de la ley para re­gular un fenómeno natural, cuando, en rea­lidad, turba su equilibrio.

Y señala como causas que alteran el valor de la moneda el descubrimiento de nuevas minas, el cam­bio de las costumbres, el aumento del lujo, el desgaste natural de la moneda, su di­versa aleación, la disminución de su valor intrínseco, la cercenadura, la disposición de la ley. Los problemas monetarios que ya en los siglos XVI y XVII habían tenido en Italia sus primeros tratadistas, hallan en Galiani un original y agudo indagador que ofrece a las corrientes del pensamiento eu­ropeo una contribución importante y fun­damental.

M. Maffei

Conozco pocos hombres que hayan leído tanto, reflexionado más y adquirido más amplia provisión de conocimientos. Yo he tratado con él ‘ de los asuntos que me son familiares y no lo he cogido nunca en falta. Su penetración es tal, que para él no hay materia ingrata ni trillada. (Diderot)