Consideraciones sobre Francia, Joseph de Maistre

[Considérations sur la France]. Obra, pu­blicada por primera vez como anónima, de Joseph de Maistre (1753-1821) en Lausana, en 1796, y quizá la que mejor revela la agudeza del pensamiento político del fiel ministro del reino de Cerdeña. Su lucha contra la Ilustración y contra el desarrollo de la Revolución francesa en Europa, ini­ciada en las Cartas de un realista saboyano a sus compatriotas (v.), continúa aquí con viveza y con notable vigor de razonamiento. Con una dialéctica que recuerda las famo­sas Reflexiones sobre la Revolución Fran­cesa (v.) de Burke, y, en ciertos aspectos, se aproxima a las observaciones del En­sayo histórico, político y moral sobre las revoluciones (v.) de Chateaubriand, el au­tor trata de comprender a qué ha sido de­bida la Revolución y cómo su desarrollo lleva a concebir que la Providencia, con tales medios, regula la humanidad hacia sus fines superiores. Hay que considerar le­gítimos los males que despedazan al mun­do, puesto que entra en el proyecto de Dios purificar las culpas; la misma sangre de­rramada bajo el Terror sirve para expiar el delito de haber guillotinado al rey Luis XVI, el heredero de la corona de San Luis.

También las terribles matanzas de los jacobinos y luego la obra absolutista y gue­rrera de Napoleón aparecen como instru­mentos con los que Dios amonesta a los pueblos. La guerra es un instrumento de purificación; así lo sostiene De Maistre en páginas famosas de esta obra y de las Ve­ladas de San Petersburgo (v.). Pero esta parte, que concilia mal la libertad humana con la idea de la religión de Cristo y con las necesidades de la historia y de su pro­greso, aun siendo brillante y paradójica, es menos penetrante que las variadas afirma­ciones sobre la nacionalidad y sobre las constituciones. Éstas no tienen nada de ob­jetivo, sino que se forman según los hom­bres y las circunstancias, mientras solamen­te la Providencia divina puede señalar el verdadero camino que la humanidad re­corre, aun a través de inevitables errores. El estudio histórico de las costumbres y de los derechos de los pueblos hace advertir en De Maistre una influencia no escasa de la Ciencia nueva (v.) del italiano Giambattista Vico y del Espíritu de las leyes (v.) de Montesquieu, y revela el aspecto más orgánico del famoso libro. La crítica de los principios abstractos de la política, que hace ascender a Rousseau y al pensamiento ilus­trado particularmente influido por él, está además desarrollada por el autor en el in­acabado Estudio sobre la soberanía (v.) y sobre todo en el Ensayo sobre el principio generador de las constituciones políticas.

C. Cordié