Consideraciones sobre el Estado Actual de Irlanda, Camillo Benso di Cavour

[Considérations sur Vétat actuel de l’lrlande]. Escrito polí­tico publicado en francés por Camillo Benso di Cavour (1810-1861) en la «Bibliothéque universelle» de Ginebra, el año 1844. Durante las discusiones de la Cámara de los Comunes, el irlandés O’Connell, apoya­do por el grupo católico, había propugnado algunos problemas fundamentales para las relaciones entre Inglaterra e Irlanda; al proponer una autonomía y una amplia in­dependencia administrativa, cuando no una independencia estatal, pretendía la aboli­ción del Acta de Unión que hizo votar Pitt en 1800, en medio de los acontecimientos que llevaba consigo la lucha con Napoleón. Pero mientras los católicos de casi todo el mundo se hallaban al lado de Irlanda e incluso los liberales ingleses se inclinaban benévolamente hacia Irlanda, la opinión pú­blica inglesa y el propio gobierno veían el daño que traería consigo una resolución de tal tipo y por ello deseaban conservar una estrecha unión, si bien perfeccionando las leyes y los tributos. Cavour, con verdade­ra genialidad política, trata de compren­der la naturaleza de estas exigencias de ambos contendientes y muestra que, si In­glaterra concede una separación a Irlanda, no obtendrá ventajas; pero tampoco las al­canzará Irlanda, bien por sus condiciones económicas, bien por las necesidades admi­nistrativas y el estado de su producción.

Todavía encerraría ulteriormente gravedad el problema en la política exterior. En re­sumen, para alejar el espectro sangriento e inútil de una guerra civil que podría ser también la tumba de sus aspiraciones de libertad, el agitador O’Connell debe limitarse a pedir nuevas garantías, con un ali­vio tributario, limitación de los latifundios y otras concesiones beneficiosas para Ir­landa, sin atacar el valor de la unión de 1800. Evitando nuevas insurrecciones, inte­resa propugnar reformas radicales, territo­riales y comerciales, de forma que Irlanda pueda situarse en el camino del progreso, limitando las posiciones de los diversos des­acuerdos civiles y conciliando en una es­fera de acción más extensa los intereses de las dos comunidades diferentes. La exis­tencia secular de tales contrastes mostraron la sencillez de visión de Cavour; en par­ticular, este estudio, ensalzado por los po­líticos europeos cuando apareció, obtuvo en 1886 una plena confirmación en la tan in­útil como generosa y abstracta acción de Gladstone en defensa de Irlanda; pero el liberal inglés, al abordar con diversas mo­dificaciones el problema de O’Connell, no logró sino perjudicar a su partido y ter­minar con un fracaso su obra de estadista.

C. Cordié