Cartas de la Campania

[Carte campane]. Se alude con este título a aquellas fórmulas de testimonio que aparecen en dictámenes casinenses y conciernen a la abadía de Montecasino y a una dependencia suya, el convento de Santa María de Cengla. Son cuatro las fórmulas: la primera, la más antigua, en una carta de Capua del 960; la segunda, en una de Teano del 963; la terce­ra, de Sessa Aurunca y del mismo año; la cuarta, también de Teano, del 964. Para dirimir pleitos de propiedad, los testigos pronunciaban cierta declaración que estaba redactada, en su forma genuina, en períodos en vulgar italiano. He aquí un ejemplo (car­ta del 960): «Sao ko kelle terre per kelle fini, que ki contene, trenta anni le possette parte Sancti Benedicti» (es decir: sé que esas tierras según aquellos confines que aquí, en estas cartas son descritos, treinta años las poseyó la parte de San Benito). Los demás ejemplos difieren poco. Pero aque­llas modestas y arcaicas palabritas que resaltan por su singular novedad en me­dio del latín de los documentos, son los pri­meros balbuceos de la lengua italiana viva; toda historia literaria italiana se jacta en su comienzo de estos preciosos incunables del italiano vulgar, lejanos todavía, en aquellos tiempos, de su primera manifestación cons­ciente y no inexperta en ritmo de prosa o de verso.

F. Antonicelli