Aut-Aut, Soren Kierkegaard

[Enten-Eller]. Es una de las obras más importantes de Soren Kierkegaard (1813-1855); singular mezcolanza de poesía y de filosofía de la vida: Aut-Aut, un fragmento de vida, publicado por Víctor el Ermitaño, en dos partes (1843). El autor finge haber encontrado y recogido manus­critos que divide en «Papeles de A» y en «Papeles de B». En la primera parte, se desenvuelve la concepción estética de la vida; en la segunda, la ética. Los «Papeles de A» comienzan con los «Diapsalmata», cuyo «leit-motiv» alude siempre a un modo estético de conducir la existencia y en los cuales el autor explica, con su implacable y poética dialéctica, una concepción origi­nal de la vida y del mundo, que, remachada luego en sus restantes obras, ejercerá de­cisiva influencia sobre los más grandes es­critores escandinavos, desde Strindberg a Ibsen. Siguen siete disertaciones estéticas, entre las cuales un estudio sobre el Don Juan de Mozart, mirado desde el punto de vista erótico; en fin «El diario del seduc­tor», que es la representación poético-psicológica de una relación amorosa basada en la exaltación de las cualidades estéticas de la vida.

Juan, el Seductor, «inicia» con sus artes refinadas y crueles a una muchachita, Cordelia, exquisitamente sensible e inteli­gente, hasta que la abandona deliberada­mente cuando ella se ha persuadido de la vulgaridad banal del matrimonio decidien­do entregársele libremente, al margen de las convenciones. El infernal experimento que­da así completado. En los «Papeles de B», el punto de vista ético se presenta en con­traposición con el estético, en dos cartas acerca de la «Validez estética del matrimo­nio» y del «Equilibrio entre lo estético y lo ético en el desenvolvimiento de la per­sonalidad», al que sigue un «Ultimátum», prédica de un vicario rural sobre la «Edi­ficación inherente a la idea de que contra Dios siempre estamos equivocados». Es un prefacio a la concepción religiosa kierkegardiana, que pronto informará toda su obra. Su amargura, su ironía y su descon­certante originalidad de pensamiento hacen de Aut-Aut una obra fundamental entre las de Kierkegaard, quien con este libro se lanza por su vía dolorosa de «indicador de la verdad», o también «creador de dificul­tades», en lucha con la aquiescencia propia de su tiempo. [Trad. italiana de K. M. Gulbrandsen e Remo Cantoni (Milán, 1944)].

G. Puccini