Aritmética de Diofanto

Tratado en doce volúmenes del matemático Diofanto Alejandrino (siglo II d. de C.), Diofanto fue llamado, por los historiadores, el padre de los algebristas modernos, por la originalidad de su obra, que, en una época de decadencia y de pura exégesis, como era el siglo en que vivió, constituye una notabilísima excepción: su dedicatoria a un cierto Dionisio, que según Tannery debe ser San Dionisio, apóstol de las Galias, hace creer que Diofanto fuera cris­tiano. Sólo se conservan de esta obra seis libros y un fragmento del séptimo; contiene un tratado sobre las ecuaciones y sobre sistemas de ecuaciones determinados e in­determinados, en el que se busca, de modo sistemático, la solución en números racio­nales. Históricamente, la Aritmética tuvo la mayor importancia, porque ejerció una influencia notabilísima tanto sobre el des­arrollo del álgebra entre los árabes, que en el siglo X la tradujeron a su lengua, como sobre la moderna teoría de los nú­meros. Traducida al latín en 1571, fue pu­blicada en el texto griego en el siglo XVII por Bache de Méziriac, quien en ella halló el modo de desarrollar el llamado análisis determinado. Quizás el tratado numérico de las ecuaciones, puede ser considerado en sus orígenes más como un resultado de la ciencia pitagórica, que como obra de Dio­fanto; pero éste por su superior habilidad en el cálculo, logró dar una colección de problemas resueltos en general sin recurrir a la representación geométrica constante­mente empleada por Euclides, sirviéndose de artificios siempre ingeniosos, aunque la crítica moderna no esté concorde en justi­ficar su legitimidad.

A. Ucelli