Academia Teuton, Joachim von Sandrart

[Teutsche Academié]. Obra monumental de historiografía artística, escrita por Joachim von Sandrart (1606-1688), publicada en dos grandes vo­lúmenes en folio, en 1675 en Nuremberg y Francfort (traducida al latín en 1683). La amplísima obra está dividida en tres partes: en la primera, que comprende tres libros, Sandrart hace una introducción general a las tres artes, expone preceptos sobre el dibujo, sobre las proporciones del cuerpo humano, sobre el color, etc.; y emplea sin escrúpulo las fuentes de la anterior histo­riografía artística italiana desde Serlio a Palladio, pero especialmente Vasari. Sigue una segunda parte, que contiene las bio­grafías de los más importantes artistas de la antigüedad en adelante, agrupados por naciones, como en la obra de Van Mander, que Sandrart plagia con frecuencia. Tam­bién añade a su tratado la traducción del Libro de la Pintura (v.), escrito por Van Mander moralizando a Ovidio.

La exposi­ción en la Academia es desigual: hay mu­chas lagunas e inexactitudes; sin embargo esta parte es interesante y llena de nove­dad, ya por las noticias que da el autor de muchos artistas contemporáneos que co­noció personalmente, ya por las informacio­nes recogidas de la tradición oral sobre los maestros alemanes más antiguos: en lo to­cante a algunos de ellos la obra de San­drart constituye una de las fuentes más autorizadas. La serie de las vidas concluye con una autobiografía que Sandrart dictó a un discípulo. En la tercera parte el autor, refiriéndose a recuerdos de viajes propios y ajenos, describe, con originalidad, los mu­seos más importantes y las colecciones ma­yores de arte, especialmente de Roma. Pese a la materia extensísima, Sandrart no ofre­ce nada nuevo en el campo teórico: y manteniéndose en la corriente de Vasari, con quien se vincula todavía la historiografía artística de su siglo, repite los conceptos ya convencionales, de perfección artística, de evolución, etc. Sin embargo la Teutsche Academie continúa siendo un importante monumento del pasado para el pueblo ale­mán y para su arte nacional.

F. Wittgens