Los Fastos, Publio Ovidio Nasón

[Fasti]. Obra litúrgico-cronológica sobre el calendario de las fies­tas romanas, escrita por Publio Ovidio Nasón (43 a. de C.-18 d. de C.). Los Fastos fueron dedicados a Augusto, antes y du­rante el destierro del poeta en Tomes. En los últimos años de su vida, después de mo­rir Augusto, cuando esperó encontrar un protector en Germánico, también poeta y traductor de la Aratea (v.), Ovidio reanu­dó sus Fastos para fundirlos en una segun­da edición dedicada a aquel príncipe, pero la muerte le sorprendió después de refun­dir el primer libro. Fueron publicados póstumos el primer libro en su nueva forma, y los cinco siguientes tal como se hallaban en su forma primera; los otros seis libros, o no fueron hallados o se creyó que eran demasiado imperfectos para la publicación. De los seis libros supervivientes, el primero, dedicado a Germánico, habla de la estancia en Tomes y de Augusto, ya muerto. En los sucesivos, la obra aparece dedicada a Au­gusto, del cual se habla como si viviese todavía; fueron escritos en Roma. Su fuente había sido un calendario comentado del gramático Valerio Floro, que explicaba to­das las fiestas sagradas. Los Fastos contie­nen una parte astronómica, no exenta de errores, que ofrece pretexto para la narra­ción de mitos y una explicación de los días festivos y de las fechas solemnes, como des­cripciones de costumbres, ceremonias y es­pectáculos, y con la narración de leyendas sobre el origen de aquellas solemnidades. La materia didascálica de carácter neta­mente etiológico, elaborada poéticamente por Ovidio, no tiene más unidad que la que le confiere la natural sucesión cronoló­gica de las fiestas, en el ciclo de los meses.

F. Della Corte

Artificioso de veras en sus poesías he­roicas y demasiado pagado de su ingenio es Ovidio; pero es digno de alabanza en algunas partes. (Quintiliano)

Obra más de versificador que de poeta. (Leopardi)