De las Vírgenes, San Ambrosio

[De virginibus]. Obra ascética y ejemplar en tres libros, escrita por San Ambrosio (3309-397), hacia el año 377 y posiblemente publicada el mismo año. Es la obra más importante del gran obispo milanés — también en la opinión de San Jerónimo — por el dulce fluir de la elocución, por el esplendor de las senten­cias y por el profundo sentido de humani­dad cristiana que hace deseable el sacri­ficio.

Desde este punto de vista se opone a un escrito afín de San Cipriano (De los ves­tidos de las vírgenes, v.), que con pasión ruda y austera trata de refrenar y domar los vicios de la corrupción; Ambrosio usa la ca­ricia. La predicación se dirige a las vírgenes de su grey, a las cuales se unían pías foras­teras de Bolonia y Placencia, e incluso de la Mauritania, para tomar el velo sagrado. Son consejos de vida cotidiana, íntima y social, explicaciones de algunos conceptos y de muchos valores, ejemplos de virtud, exhor­taciones a la perseverancia en el voto y consejos para profesarlo; la materia, si bien aparece sin ilación, debido a la ruptura na­tural del pensamiento del orador que ob­serva y penetra en el auditorio, asume una unidad por aquella coincidencia del entu­siasmo y la fe con la virtud, mediante la cual comprende y reaviva la tradición pa­gana, bíblica y paleo cristiana.

Sobre los ejemplos entresacados de su profunda cul­tura destacan los fragmentos lirico épicos, pero estrictamente cristianos por su sensi­bilidad, referentes a los martirios de Santa Inés, Santa Pelagia y la virgen Antioquena, éste eficazmente comparado con el suplicio de San Juan Bautista, víctima de la malig­na lujuria de Herodias, o a los impíos cultos paganos de Diana e Hipólito, que usurparon el nombre y la gloria de la castidad.

I. Cazzaniga