Contra los Paganos, San Atanasio

[Adversus gentes]. Obra de San Atanasio (295-373), obis­po de Alejandría. Tal vez ya en su redac­ción original, la obra, que recibió este título de San Jerónimo, se dividía en dos partes: «Discurso contra los griegos» y «Discurso acerca de la encarnación del Verbo». Fue probablemente compuesta durante la juventud del autor, antes de su elevación a la sede epis­copal; va dedicada a un personaje no desig­nado exactamente y parece escrita para el público. En su primera parte, S. Atanasio ataca el politeísmo pagano con el tono de los apologetas que le han precedido y par­ticularmente de Taciano y Teófilo. Los argumentos no son nuevos, pero en su exposi­ción más regular y metódica, en su inter­pretación de los pasajes de la Sagrada Escritura, como el relativo a la Creación y a la caída del hombre, y en su concepto de la función del Verbo como intermedia­rio entre Dios y el Hombre, se siente el in­flujo de la filosofía de los neoplatónicos y de Orígenes, a cuyo estudio parece que S. Atanasio se aplicó con provecho.

En el se­gundo libro, son expuestas, con riqueza de detalles, las razones y los efectos de la En­carnación; también aquí el modo de tratar el asunto demuestra la viva influencia de la filosofía de Orígenes; concluye, después de la confutación de las doctrinas epicúreas y platónicas, acerca del origen del mundo, con ásperas reprobaciones y ardientes ex­hortaciones a los judíos y a los griegos, y con la invitación al lector a purificar el alma de las pasiones mediante el estudio de las Sagradas Escrituras. La autenticidad de esta obra ha sido puesta en duda sin fundamento suficiente; la profundidad de su fe da a S. Atanasio una elocuencia segura y convincente, en la cual los procedimientos retóricos están completamente subordinados al contenido: el autor no aspira a ningún refinamiento formal; con todo, los vulga­rismos no son muy frecuentes, ni en el léxi­co ni en la sintaxis. La importancia de esta obra que, particularmente en su segunda parte, contiene ya conceptos de los cuales S. Atanasio se servirá en la polémica contra Arrio (v. Discursos contra los arríanos), y que desde el punto de vista literario no ha ejercido como las demás gran influjo en los escritores posteriores, reside sobre todo en recurrir a elementos filosóficos, que se fun­den con la fe profunda de su autor.

C. Schick