Auto del Rey Soberbio

[Rappresen­tazione del re superbo]. Es un auto anóni­mo del siglo XVII. Un rey malvado, sober­bio y poderoso, quiere mofarse del cielo interpretando a su modo el «Magníficat». Por castigo de Dios enferma y un Ángel asume su personalidad reinando en su lugar al lado de su mujer y en su palacio; de modo que cuando despierta de su enferme­dad, no es reconocido y varios súbditos le apalean: el tabernero, el aldeano, el coche­ro y así sucesivamente. Maltrecho, se dirige a su mujer y explica los tristes hechos que le han sucedido: castigo adecuado, según opinión del Ángel, que lo consuela, amonestándole, y le devuelve su palacio y su señoría. Este auto más moral que sacro llegó a alcanzar la forma teatral italiana a través de leyendas hindúes, judías y musul­manas venidas de Oriente, como tantas otras, y es particularmente notable por el motivo del desdoblamiento de la persona­lidad y por la intervención de elementos populares. Con su forma dramática, tiene acentos de gracia ingenua y sutil que la convierten en un raro ejemplo de fábula dramática en el teatro italiano. Es singular el contagio de magia y pseudomisticismo.

M. Ferrigni