Anunciación de Nuestra Señora, Feo Belcari

[Annunziazione di Nostra Donna]. Repre­sentación sacra de Feo Belcari (1410-1484). Es inseguro el año de su composición. Su metro es la octava rima.

La escena está po­blada por el Ángel anunciador y por un denso coro de profetas y sibilas; aparte, en el fondo, destaca la figura de la Virgen en actitud de orar. Tras haber anunciado la fiesta y el argumento a los espectadores, el Ángel se dirige sucesivamente a cada pro­feta y cada sibila, invitándoles a pronun­ciar su profecía; y gran parte de la repre­sentación está ocupada por la sucesión vocal de estas profecías, ingenuo revoltijo de lo cristiano y lo pagano, donde están confun­didos como sibilas incluso los profetas Sofonías, Miqueas y Oseas. Aquí hay refun­dido libremente un material muy diferente, eclesiástico y legendario. Acabada la pro­fecía, la Virgen eleva su fervorosa plegaria, el cielo se abre y Dios Padre ordena a Ga­briel que anuncie a la Virgen. Gabriel en­tona una alabanza en honor de Dios y lue­go se aproxima a la Virgen, saludándola en latín con las palabras de la lección segun­da del Oficio de la Beata Virgen del tiem­po de Adviento; y en latín responde la Vir­gen. La representación acaba con dos capí­tulos ternarios en honor de la Virgen y de los ángeles. El momento poético es uno solo, en una escena inmóvil: el canto del Ángel y las palabras de la Anunciación; pero la escena está preparada y acentuada por el ritmo lento y solemne de las profe­cías que crea el clima litúrgico en que se efectúa el misterio de la Anunciación. Esta tentativa de poesía coral, aunque artística­mente no esté conseguida, es el elemento interesante de esta representación que se re­laciona estrechamente con el drama litúr­gico. Sobre el mismo argumento de la Anunciación, Belcari escribió otra represen­tación sacra de mayores complicaciones es­cenográficas (v. Representación de la Anun­ciación).

D. Mattalía