Los Galeotes, Hermanos Álvarez Quintero

Comedia española, en cuatro actos y en prosa, de los hermanos Serafín (1871-1938) y Joaquín (1873-1944) Álvarez Quintero, representada por primera vez en 1900. Don Miguel, librero acomoda­do y contemplativo, encuentra por media­ción de Carita, una pilluela llena de buenas cualidades, a su viejo amigo Moisés Galeo­te, un desgraciado que de peldaño en pel­daño ha descendido a la más negra miseria y, generosamente, se lo lleva a su casa en unión de su hijo Mario y de su hija adop­tiva, que es, precisamente, la pilluela Ca­rita. Don Miguel cree en la posibilidad de una redención, pero los Galeotes, padre e hijo, han descendido aún más moral que materialmente, y lo engañan en todo. Ma­rio Galeote, empujado por su padre, se pone a cortejar a Gloria, hija de don Miguel, con el sólo objeto de perpetuar el bienestar que la turbia pareja goza a expensas de don Miguel, y su hábil personificación de un Ulises de la mala suerte logra hacer mella en el corazón de la muchacha, inge­nua y sentimental. Salva la situación Ca­rita, auténtica florecilla del arroyo, que se ha encariñado sinceramente con sus nue­vos protectores, mucho mejores y mucho más desinteresados que los antiguos, reve­lando a tiempo la sucia trama. Los Galeo­tes son definitivamente derrotados y olvi­dados y Carita conquista un lugar aún más elevado en el afecto de su nueva familia. Es una de las pocas comedias en la que los autores han puesto en escena tipos de auténticos malvados, pero con el contrapeso de una virtud y una bondad excepcional, y por esto los Galeotes merecen en su tea­tro un puesto aparte. El optimismo, que es la clave del teatro quinteriano, se salva también en esta obra porque, si el mal existe, es impotente contra el bien.

A. R. Ferrarin