Los Deportes, Girolamo Parabosco

[I diporti]. Obra que Girolamo Parabosco (1524-1557), polígrafo y músico veneciano, publicó en 1550. Es una colección de diecisiete narraciones; el autor imagina que un alegre conjunto de ilustres señores venecianos se ha dado cita en una pequeña isla de la laguna veneciana para cazar y pescar; pero, a causa del mal tiempo, en lugar de divertirse con la caza, los excursionistas se distraen narrándose largos cuentos durante tres días enteros. A cada una de las jornadas precede un «ra­zonamiento», que viene a ser introducción, a la vez que justificación de los cuentos que siguen. Así, en el primer día, se rela­tan nueve cuentos; en el segundo, seis, y cuatro preguntas en torno al amor y a la mujer, y en el tercero, un solo cuento, se­guido por el recitado de muchos sonetos, madrigales de temas diversos y una exten­sa serie de «elogios del mar».

El tema de los cuentos, de los razonamientos y de las diversas composiciones poéticas es, predo­minantemente, amoroso y burlesco; se re­piten las situaciones y hechos que Pa­rabosco trató ya en sus precedentes come­dias (El embrollo, v., 1547; Los satisfechos [I contenti], 1549; El hermafrodita, v., 1539; El marinero [Il marinaio], 1550) o que ser­virán de trama para las sucesivas (El pere­grino, v., ¿1552?; El ladrón [Il ladro], 1555; La criada [La fantesca], 1557). En toda la obra aparece evidente la inspiración boccaccesca, no sólo por el estilo ampuloso, sino por su artificiosa estructura, disponiendo los relatos alrededor de un centro, encerra­dos como en un marco. A pesar de que, a juicio de De Sanctis, el autor descuella entre los más inciviles, descuidados y de­plorables novelistas de su tiempo, es indudable que este libro demuestra la extraor­dinaria difusión de aquella moda literaria que dio a cada ciudad de Italia su Deca­merón.

G. Fantuzzi