Las Bodas de Krecinskij, Aleksandr Vasil’evic Suchovo-Kobylin

[Svad’ba Krecinskago]. Comedia rusa de Aleksandr Vasil’evic Suchovo-Kobylin (1817-1903), es­crita en 1855. Es la parte primera y mejor de la trilogía «Cuadros del pasado», que comprende además Un asunto judicial y La muerte de Tarelkin, pero se la puede considerar independiente de las otras dos por su asunto y lo completo de su estruc­tura. La trama se mueve en torno a las empresas de un caballero de industria, Krecinskij, que tras introducirse en la familia Muronskij, logra prometerse con la hija de su huésped, Lidocka. Pero en el momen­to en que parecen haberse realizado todos sus planes, se ve obligado a huir al extran­jero por el inesperado descubrimiento de un fracasado golpe de mano (un hurto de brillantes). El ambiente refleja con gran evidencia expresiva el gusto realista de su tiempo, representado en uno de sus temas preferidos: el de la familia provinciana de costumbres patriarcales, recién llegada a la capital y expuesta a cualquier sorpresa, tal como la de hacer el juego a un aventurero que quiere pasar por caballero. La feliz conclusión (el descubrimiento del embrollo y el triunfo del bien), es también uno de los elementos del teatro francés de su tiem­po, al que el ruso imitaba. Pero las razones del enorme éxito de la comedia de Suchovo- Kobylin, no han de buscarse en el asunto o en la tendencia, sino en su hábil construc­ción, en la viveza del diálogo y en la lo­grada caracterización de los personajes, especialmente del protagonista, que llegó a ser más tarde el caballo de batalla de los mayores actores rusos.

E. Lo Gatto