Las Bodas de Fígaro, P.-A. Carón de Beaumarchais

Comedia en 5 actos.

La trama constituye la continuación de El barbero de Sevilla.

Han pasado tres años y Rosina se ha convertido en la condesa de Alma-viva; pero el conde, harto de su vida conyugal, hace la corte asiduamente a la doncella de su mujer, Susana, ocurrente y jovial, en vísperas de su casamiento con Fí­garo. Éste está indignado, y la condesa se siente triste al verse abandonada y se conmueve y se turba por el amor que siente por ella el jovencísimo paje Querubín, su ahi­jado. Aprovechándose de los celos del conde por Queru­bín, ambas mujeres y Fígaro se burlan de él.

Sucesiva­mente, según un plan ideado por la condesa, Susana fin­ge conceder al conde una cita a la que en cambio acudirá Rosina con las ropas de la doncella. Fígaro, que acaba por tener conocimiento del encuentro, se cree enga­ñado por su prometida y se esconde para sorprender al conde con Susana.

Encuentra, empero, a Susana que, vestida con el traje de la condesa, lo pone al corriente del engaño. El conde, presentándose de improviso, cree descubrir a su mujer con Fígaro y amenaza con vengarse. Pero a la luz de las antorchas quedan disipados todos los equívocos. El conde se arrepiente y la condesa reen­cuentra la antigua ternura de su marido. Fígaro puede fi­nalmente casarse con Susana.