La Viuda Astuta, Carlo Goldoni

[La vedova scaltra]. Comedia en tres actos de Carlo Goldoni (1707-1793), representada por primera vez en 1748. Es la comedia con la que se afirmó definitivamente la reforma teatral de Gol­doni, teniendo por este motivo un singular valor histórico, a pesar de representar un punto intermedio entre la comedia propia­mente dicha y la comedia de carácter, y de hacer grandes concesiones al capricho de los actores y al gusto del público.

En torno a la bella viuda Rosaura (v.) revolotean las pretensiones de lord Runebif, de monsieur le Bleau, de don Álvaro y del conde de Bosco Ñero. Cuatro pretendientes, cuatro nacionalidades, cuatro tipos: práctico y generoso el primero, exaltado y galante el se­gundo, el tercero magníficamente altivo, y apasionado e idealista el italiano. Rosaura, dudosa, decide finalmente someter a una prueba a los cuatro, presentándose disfra­zada de inglesa a Runebif, a le Bleau ves­tida a la francesa, a don Álvaro como una dama española y al conde de Bosco Ñero como italiana. Mientras que los tres prime­ros se muestran dispuestos a olvidar a la amada italiana por la compatriota, el cuarto permanece fiel a su ideal; y para él, natu­ralmente, será el premio.

Todavía dominada por las bufonadas de las «máscaras», de entre las que emerge Arlequín (v.), servidor atolondrado y lleno de continuos re­sortes cómicos, cimentada todavía en el truco escénico de los disfraces, que permi­ten al actor manifestar toda su amanerada habilidad, la comedia presenta, sin embar­go, tipos humanos definidos, una intriga co­herente y una conclusión moral artística­mente resuelta. Y si hoy parece una obra de transición, es fácil comprender que en el momento de su aparición debió constituir un hecho nuevo, oponiendo a la teatralidad de la fábula y de la improvisación la hon­rada realidad del hombre. Seguida inme­diatamente de terribles polémicas, debidas a la grosera parodia de Chiari La escuela de las viudas (v.), a la que Goldoni respondió con el Prólogo apologético, La viuda astuta fue el anuncio de una producción teatral italiana de valores más humanos.

U. Déttore

Es verdad que el pincel de este pintor de la naturaleza alcanza mayor brillantez al representar los caracteres del pueblo que al representar los caracteres de personas más elevadas. Pero todos los que tienen sensibilidad artística y los hombres razona­bles están también de acuerdo en recono­cer que Goldoni tiene una gracia y un talento de la mejor class, que brota por do­quier en todas sus producciones. (P. Verri)

* La obra fue musicada en 1932 por Wolf- Ferrari (1876-1948).