La Villana de Vallecas, Tirso de Molina

Comedia en tres actos y en verso de fray Gabriel Téllez, más conocido por el pseudónimo de Tirso de Molina (15849-1648), publicada por primera vez en 1620. El capitán Gabriel Herrera, bajo el nombre de don Pedro de Mendoza, seduce a una joven valenciana llamada Violante y, consumada la seduc­ción, parte para Madrid.

Por una ironía de la suerte, el seductor se encuentra con un auténtico don Pedro de Mendoza, me­xicano un error del criado de este último, que cambia los equipajes de los dos, per­mite a Gabriel Herrera apoderarse de jo­yas y dinero de Mendoza, además de va­rias cartas de presentación para Un tal don Gómez, con cuya hija debía casarse. Men­doza, privado de los documentos de iden­tidad, tiene, en cambio, en su poder las pruebas de la seducción. El mexicano es encarcelado a causa de la denuncia de Vio­lante, la cual, dándose cuenta del error, se disfraza de campesina y entra al servicio de un labrador de Vallecas, con la esperanza de poder encontrar al verdadero culpable.

Llevando el pan de su señor a Madrid — tema de un patetismo anticipadamente romántico — vuelve a encontrar a su se­ductor, y a fuerza de astucia consigue ha­cerle romper el compromiso con la hija de don Gómez y cumplir la palabra que le había dado. El motivo de la campesina fin­gida, como por lo demás el de la sirvienta fingida, es típico de Lope, pero Tirso, con un sentido teatral más fino y mesurado, sabe obtener unos resultados más ingeniosos y de mayor interés.

A. R. Ferrarin