La Flota de los Emigrantes, Rastignac

[La flotta degli emigranti]. Comedia en cua­tro actos de Rastignac (Vincenzo Morello, 1860-1933), estrenada en 1907 y publicada en el mismo año en Turín. El protagonista, Lantosca, es un político exponente de todos los elementos equívocos de la vida parla­mentaria, que con su ingenio y su elocuen­cia ha sabido ganarse incluso la confianza de los hombres honrados de todos los partidos, confianza que piensa explotar en ventaja propia y de su ocultó socio, el comm. Gallerani, marido de su amante. Especulando sobre un hecho luctuoso que ha conmovido a la opinión pública — el naufragio de una nave repleta de emigrantes—, los dos pre­paran una verdadera estafa a una sociedad de navegación que, bajo la inspección del Estado, está a punto de asumir el monopo­lio del servicio de emigración. Estas intenciones son sabidas gracias a las sospechas de un hombre que está al corriente de la vida privada de Lantosca.

Éste espera salvarse todavía porque la investigación acer­ca de su conducta ha sido confiada precisamente al padre de una joven a quien él había seducido y abandonado. Se acerca de nuevo a ella para que lo ayude, pero ni las amenazas ni los halagos surten efecto; antes que ayudarle, la muchacha prefiere revelar su falta al padre, que la ignora. Lantosca, después de una conversación con un compañero de juventud, en quien siente vibrar todavía los ideales que él ha pisoteado, se suicida. Con esta comedia, el autor, ya co­nocido por su actividad de articulista y de crítico (v. La energía literaria), busca en el teatro un nuevo campo para la propa­ganda de sus ideas. Frío e ineficaz en la representación de las pasiones, se torna elo­cuente en las escenas en que urde sus ma­nejos el corrompido representante de la institución parlamentaria, de la que él era enemigo.

E. C. Valla