La Escuela de los Celosos, Jacob de Montfleury

[L’école des jaloux]. Comedia francesa en cinco actos representada en 1664. Santillano, furiosa­mente celoso de su esposa Eleonora, la tor­tura continuamente con sus sospechas. La mujer, exasperada, no encuentra remedio mejor para corregir y asustar a su marido que dejarse raptar con él por los piratas berberiscos. Pero el jefe de los piratas se enamora de Eleonora, y la situación se com­plica, porque querría hacer de ella su fa­vorita, mientras la mujer virtuosamente lo rechaza. Irritado por sus desdenes, el pira­ta tiene una idea.

Si no hay más obstáculo que el marido, la cosa es muy sencilla: le hará ahorcar; cuando la mujer sea viuda, no tendrá ya ningún motivo para rechazarle. Santillano, aterrorizado, olvida «ipso facto» sus celos, se arroja a los pies de su esposa suplicándole que acepte los ofreci­mientos del turco, sin escrúpulos de nin­guna clase. Naturalmente, gracias a la ge­nerosidad del pirata todo termina bien, y quedan a salvo la virtud de la esposa y la vida del marido. La comedia es ágil y di­vertida; las escenas, si bien de una comi­cidad algo equívoca, no degeneran jamás en la farsa, aunque revelan un cierto gus­to por la pantomima. Y es precisamente en esta viveza de ritmo, en la ágil y brillante vivacidad con que las situaciones psicoló­gicas son planteadas y alternadas con un gusto exquisitamente decorativo, donde re­side su mayor mérito, el que la hizo tan popular entre sus contemporáneos y que aún hoy en día la salva del olvido.

G. Alloisio

Verdadero hijo de Scarron, Montfleury carga las tintas en los retratos, multiplica las contorsiones y los disfraces, exagera la mueca hasta la extravagancia más desen­frenada o hasta la indecencia. (Lanson)