La Condesa de Escarbagnas, Moliére

[La Comtesse d’Escarbagnas]. Comedia y casi juguete cómico en un acto de Moliére (Jean- Baptiste Poquelin, 1622-1673), representada en 1671. En una ciudad de provincias (Angouléme), la Condesa, dama madura cómi­camente presuntuosa, gusta de rodearse de una pequeña corte de adoradores, haciéndose pasar por gran señora. Además de un maduro pretendiente, el consejero Thibaudier, y el no menos maduro Harpin, rico financiero (que es el secreto amante que su­fraga generosamente sus lujos), la dama acoge con particular ternura y tiene en alta consideración a un joven conde. Pero éste finge cortejar a la Condesa sólo porque en su casa encuentra ocasión de hallarse li­bremente con su enamorada, Julia, en es­pera de poder superar los obstáculos que viejos litigios familiares oponen a su unión con la noble jovencita.

Divertidos inciden­tes y escenas cómicas sirven para dibujar con feliz evidencia el divertido tipo de la Condesa que, burlada por los dos jóvenes y abandonada por el rico Harpin, que se cansa de su papel, acaba moderando sus pretensiones y consintiendo casarse con el modesto Thibaudier. El interés de la breve comedia reside únicamente en cierto nú­mero de vigorosos y sabrosos rasgos cari­caturescos, como si Moliére se hubiese con­tentado con sembrar, de tarde en tarde, con mano descuidada y segura, algunas pince­ladas de su rica paleta. Particularmente no­table por los rasgos satíricos es el diálogo entre la Condesa y Harpin, brutal y airado, que inspiró a Le Sage una famosa escena de su Turcaret (v.).

M. Bonfantini