El Sombrero de Paja de Italia, Marc Michel

[Le chapean de paille d’Italie]. Comedia en cinco actos escrita por Marc Michel (1812-1868) y Eugéne Labiche (1815-1888), representada por primera vez en 1851. Na­rra la burlesca odisea del joven Fadinard, quien, precisamente el día de sus bodas, se encuentra envuelto en una serie intrincadísima de aventuras bufas e imprevistas. Se dirige a su casa, donde está fijada la cita con su novia, la señorita Elena Nonancourt, y con el cortejo nupcial; galopa por la calle de Charentonneau cuando su ca­ballo, cogiendo un sombrero de paja de Italia colgado de un árbol, lo devora. Aquí se inician las preocupaciones de Fadinard, que se ve obligado a buscar un sombrero idéntico al desaparecido, para, restituírselo a su propietaria, la señora Ánaide Beauperthuis, que se encontraba en plena aven­tura galante con el teniente de húsares Emilio Tavernier.

La mujer exige inme­diatamente dicha restitución porque si re­gresara a su casa sin el sombrero desper­taría las sospechas de su marido. Fadi­nard busca desesperadamente el sombrero en casa de una modista, antigua amante suya, luego en casa de una condesa, que está dando una recepción; los invitados a la boda de Fadinard, que le siguen por to­das partes sin sospechar sus afanosas bús­quedas, asaltan allí el «buffet» dispuesto para la fiesta, creyéndolo preparado para ellos, mientras el novio es confundido con un tenor italiano. Se dirigen luego todos a casa de una sobrina de la condesa, preci­samente la señora Beauperthuis, señalada como propietaria de un sombrero igual al devorado por el caballo. Pero ella ha sa­lido de casa por la mañana para comprar un par de guantes y no ha vuelto. El ma­rido, movido a sospechas por el imprudente relato de Fadinard, que le confía las aven­turas que le han sucedido, se une a la bri­gada para lanzarse a la busca de su mujer. Al fin de estos tumultuosos acontecimientos todo se calma y se arregla y en la plaza frente a la casa de Fadinard se encuentran la novia con su cortejo y la virtud de la señora Beauperthuis en forma de sombrero de paja de Italia que en vano Fadinard ha­bía buscado por todo París y que se en­contraba precisamente entre los regalos de su prometida.

Esta comedia es la expresión más viva de aquel tipo de «vaudeville» francés de la segunda mitad del siglo XIX que, a través de una creciente consecución de incomprensiones, define de modo pre­ciso algunos tipos bien delineados: bur­gueses, empleados, notarios, extranjeros. En 1927, sobre un argumento inspirado en esta comedia, René Clair realizó una pe­lícula con el mismo título.

L. Rognoni