El Animal de Maese Belhomme, Guy de Maupassant

[La béte á mait’Belhomme]. El mejor re­lato del volumen El señor Parent (v.) de Guy de Maupassant (1850-1893). Del patio de la Fonda del Comercio, propiedad de Malandain hijo, está a punto de salir la diligencia Criquetot-Le Havre. El chistoso postillón, César Horlaville, va llamando a los viajeros, pintoresco desfile de persona­jes rústicos, y el viaje comienza. Pero uno de ellos, Belhomme, está enfermo, gime y se lamenta de tal modo que sus compañeros se interesan por su caso: se dirige en busca del doctor para consultarle sobre un mis­terioso dolor de oídos (aumentado a lo que parece por el movimiento del coche) que le produce la impresión de un animal que le devora el cerebro. Interviene el cura que, con cómicos manejos, consigue liberarle echándole en la oreja aceite y agua calien­te: con lo que salta una pulga. La historia acaba con un buen trago que el avaro Bel­homme se ve obligado a ofrecer a la compañía y con una limosna al sacerdote, mé­dico improvisado. El arte de Maupassant se aprovecha de este tenue hecho para dibujar una pequeña galería de figuras extremada­mente pintorescas, con el estilo rápido, co­lorido y sabroso, hábilmente entrelazado con modismos regionales, que es típico de sus mejores relatos aldeanos y que alcanza aquí efectos de rara fuerza.

M. Bonfantini