Comedia Llamada Thebayda

Obra celestinesca en quince escenas y en prosa de autor desconocido. Se publicó, por pri­mera vez, en Valencia, en 1521, junto con la Comedia llamada Ypólita (v.) y la Co­media llamada Seraphina (v.) y, por se­gunda vez, junto con la última de ellas, en Sevilla, en 1546. La acción, procaz y desen­frenada, se pierde en el laberinto de largos razonamientos y episodios laterales, como los amores del paje Aminthas con Franquila, la esposa de un mercader; con Sergia; con Claudia, doncella de Cantaflua; etc. Berintho, hijo del duque de Tebas, después de haber ejercitado su valor por diversos rei­nos, llega a Castilla, en donde se enamora de Cantaflua, doncella huérfana y «dotada de extremada hermosura y de incomparable honestidad y virtud, muy rica de posesio­nes, nacida de ilustre generación y acom­pañada de muchos parientes y nobles». Can­taflua, dominada por sus principios morales, resiste el asedio de Berintho por espacio de tres años, hasta que, por intervención de Franquila, se entrega al enamorado y se casa, más tarde, con él. El estilo, que en las escenas cómicas revela una gran natura­lidad, resulta enfático cuando el autor pre­tende ser solemne y sentimental.

La obra contiene numerosas referencias eruditas y latinismos no siempre oportunos (usa demulcir por «ablandar», solercia por «discre­ción o prudencia», etc.). Por otra parte, es un rico arsenal de modismos, giros y pro­verbios populares. Los personajes están tra­zados con habilidad, en especial Gualterio, el cual conserva los rasgos esenciales de su modelo, el Centurio de la Celestina (v.), pero abultados hasta la caricatura, y añade otros nuevos, muy curiosos para la historia de las costumbres de la época.