Anécdotas Rellenas, Teodor Speranjia

[Anecdote impártate]. Es el volumen más conocido de la colección de anécdotas del escritor rumano Teodor Speranjia (1856-1929), publicada desde 1889 hasta 1928 con títulos burlescos: «Anécdotas ahumadas» [«Anecdote afúmate»], «Anécdotas picantes» [«Anecdote piparate»], «Anécdotas marinadas» [«Anecdo­te marínate»], «Anécdotas bautizadas» [«Anecdote botezate»], etc. Escritor didácti­co y moral, Speranjia se sirve de temas populares para dar sus enseñanzas, envueltas en el humorismo bonachón y sereno pro­pio de su pueblo. Los personajes son los mismos que los chistes y proverbios ruma­nos citan más frecuentemente: rusos, gita­nos, hebreos, griegos, búlgaros, turcos, hún­garos. El ingenio está generalmente en los versos finales: así «El hebreo en el teatro» [«Ovreiul la teatru»] concluye el relato” a los familiares, asombrados por haberle vis­to volver en seguida (era la primera vez que iba), diciéndoles que todos en el esce­nario se mataban y que si se hubiese que­dado, le hubiesen tomado también a él por testigo. Con verdadero arte están tra­tadas las figuras del «Gitano de caza» [«Tiganul la vánat»] y del «Búlgaro en el ex­tranjero» [«Bulgaral in stráinalate» ], a quien en París y en Londres le asombran sobre todo dos cosas: que los bueyes están encerrados en establos como enfermos en el hospital, y que los zapatos, dejados fuera de la puerta por la noche, no sólo se en­cuentran por la mañana, sino que apare­cen limpios. Casi siempre estos personajes, como los de todas las obras populares, no se distinguen por características físicas, sino por el modo de hablar y de comportarse. Aun siendo de inspiración netamente po­pular, esta obra de un docto está compues­ta con rara habilidad artística, especialmen­te en las anécdotas breves, en las que con pocos rasgos están definidos con viva rea­lidad un tipo o una raza.

G. Lupi