Abaritte, Pindemonte

Novela, en parte autobio­gráfica, en parte alegórica y satírica, publi­cada en 1792 por el veronés Ippolito Pindemonte (1753-1828). Abaritte, joven «tangutano» (es decir, italiano), debe tomar por mujer a la graciosa Emma, a quien nunca ha visto: hace un largo viaje, de placer y de instrucción, por varios países. La mucha­cha emprende el mismo viaje, en compañía de un anciano pariente. Así los esposos pre­destinados, sin conocerse, se encuentran en las capitales de Tartaria (alemania), Siberia (Francia) y Nueva Zembla (Inglaterra). Las alusiones a las costumbres de cada na­ción europea son evidentes: y rasgos di­versos, llenos de ingenio y vivacidad narra­tiva, hacen variada la relación, aparte de las vicisitudes del protagonista y de su miste­riosa novia. Ambos acaban enamorándose; y si el joven muchacho, por haber pro­metido casarse con la doncella que le espe­ra en su patria, no se atreve a confesar su angustioso estado de ánimo a su amada, al fin se descubre que son precisamente los novios que los padres habían decidido ca­sar; de modo que, de viajeros desconocidos, se transforman en felices esposos. Aparte la curiosidad por esta obra narrativa de un autor cuyo nombre está ligado sobre todo a la traducción de la Odisea (v.) y a la dedicatoria de los Sepulcros (v.) de Foscolo, son de notar, en ella, las agudas y amables observaciones sobre los varios pue­blos y gobiernos de la época. Hay en ella un tono apacible de novela dieciochesca en­tre amable e irónica, como era el ánimo de Pindemonte; pero ello no es suficiente para evitar el acartonamiento de ciertas escenas y reflexiones moralizadoras.

C. Cordié