Satán en Goray, I.B. Singer

Esta­mos en Polonia hacia mediados del siglo XVII. El aislado shtell de Goray, al igual que otros pueblos judíos de la región de Zamoác (provincia de Lublin), se halla todavía postrado por las masacres llevadas a cabo por el atamán ucraniano Bogdan Jmelnicki con sus tártaros y cosacos. La pequeña ciudad desierta se puebla poco a poco de los míseros supervivientes. Mientras tanto, se extiende la pre­dicación del falso Mesías Sabbatai Zevi.

El anuncio de la redención próxima y del milagroso retorno de los judíos a Jerusalén es traído primeramente por un vendedor am­bulante, Reb Itche Mates, y es acogido con fervor por los cabalistas de la ciudad, especialmente por el cojo Mordejai Joseph. El rabino, Rabbi Benish, no tiene du­das acerca del carácter maléfico de los acontecimientos que se aproximan, pero siente que nada puede hacer y busca refugio en Lublin. Reb Itche Mates se casa con Rechele, una joven de buena familia que, debido a los terro­res sufridos de niña en casa de su tío, un sacrificador ri­tual, se ve afectada por una parálisis nerviosa.

Víctima del ayuno y de la depresión melancólica de su misticis­mo, Reb Itche Mates se revela impotente, entre las bur­las de la población. Llega a Goray el sacrificador ritual de Zamoíc, Reb Gedaliya, un nuevo y más fascinante predicador de la herejía del sabbat. Reb Gedaliya provo­ca en la pequeña ciudad una gradual inversión de los va­lores, mediante la ayuda de sus conocimientos mágicos. Rechele, que se dirige a él creyendo que ha tenido una vi­sión, no sólo se convierte en su amante y seguidamente, con un total desprecio por la ley, en su mujer, sino que además adopta el papel de profetisa.

Goray se halla pre­sa en una red de prodigios, misticismo y lascivia. Pero mientras que el día profetizado no ocurre ningún mila­gro, las calamidades no cesan de abatirse sobre la región. Finalmente viene a saberse que Sabbatai Zevi se ha con­vertido al Islam. Rechele pierde la facultad de profetizar, es violada por Satanás y poseída por un dybbuk (el alma de un pecador difunto). Arrepentido, Mordechai Joseph acaudilla la rebelión contra Gedaliya y lleva a cabo el exorcismo que libera a Rechele. Pero la mujer muere al cabo de tres días, seguida a corta distancia por Reb Itche Mates.