Z. Marcas, Honoré de Balzac

Título de una breve obra narrativa de Honoré de Balzac (1799-1850), publicada en 1840. La obrita, más que una narración, debe considerarse como un «re­trato». Z. Marcas, pobre provinciano de gran ingenio y de carácter enérgico, docto­rado en leyes en París, se ha preparado sóli­damente para la carrera política.

Pero la miseria representa para él un obstáculo in­superable, en aquella sociedad de Luis Fe­lipe en la que nada se logra sin dinero. El infeliz Marcas, esperando conseguir los medios necesarios para hacerse elegir dipu­tado, se dedica al periodismo; pero su hon­radez le impide lograr fáciles ganancias y acaba por caer víctima de un mediocre politicastro que le expolia y le alimenta de pro­mesas. Para sustraerse a ese yugo, cae en la miseria. Pero, finalmente, aquel político, que se halla en una difícil coyuntura, vuel­ve a él, dispuesto a dar satisfacción a sus pretensiones; la victoria en la difícil em­presa que le propone será para Marcas el principio de su verdadera vida. Mas el pro­yecto fracasa; Marcas, derrotado, no puede sobrevivir a tanta desilusión y muere víc­tima de una fiebre cerebral, a los treinta y cinco años.

En esta romántica historia Bal­zac ha derrochado los más vigorosos colores de un estilo tenso y violento, rebosante de una excepcional gama de tonalidades som­brías, en las que, con frecuencia, la elo­cuencia se convierte en poesía. La breve narración ofrece un interés especial en el panorama de las obras de Balzac, porque viene a ser como la clave del juicio que el insigne novelista aplica a la sociedad de su tiempo, su pesimista visión de la nueva so­ciedad política creada por la Revolución de Julio.

M. Bonfantini