Vida de Matilde, Donizone

[Vita Mathildis). Este es el título dado a la obra de Donizone (10709-1140?) por Tengnagel, que fue su primer editor en 1612, si bien el título que deseaba el autor era «Sobre los príncipes de Canosa» [«De principibus Canusinis»], como él mismo escribió al frente del primer libro.

El breve poema está dividido en dos libros, de 1400 versos cada uno, y subdividido en veinte capítulos; toda la obra apa­rece en hexámetros, a excepción del capítulo IX del libro primero, que lo es en dísticos elegiacos, tal como exigía el tema: la lamentación de Bonifacio, padre de Ma­tilde. Todo el libro segundo está dedicado a la exaltación de la gran condesa, mientras que el primero celebra a sus antepasados. Quien habla es Canosa personificada, que va exaltando las gestas de sus señores o deplora su pérdida, sintiéndose orgullosa de que ellos reposen en su seno; por este motivo mantiene una pugna con Mantua, que retenía indebidamente el cuerpo de Bonifacio. Las gestas de Matilde, objeto del segundo libro, aparecen tal como las podía sentir un monje benedictino, fanático de­fensor de las ideas de la Reforma. El poema, que por declaración expresa del autor tiene un fin elegiaco, a pesar de sus reticencias y omisiones de recuerdos penosos, es un monumento de los más importantes acerca de la lucha por las investiduras eclesiásticas en Italia.

G. Franceschini