Veladas de Tasso, Giuseppe Compagnoni

Esta experiencia romántica ya la encon­tramos en las Veladas de Tasso [Les veillées du Tasse] de Giuseppe Compagnoni (1754-1833), breves prosas, divididas en treinta capítulos o «Veladas», texto italiano con su versión francesa al lado, publicadas en París en 1799-1800.

El autor finge haber descubierto un manuscrito en que Tasso ha­bía recogido algunas meditaciones en torno a su gran amor hacia Leonora D’Este. Así Compagnoni, haciéndose el intérprete del poeta, después de una preliminar «Noticia» sobre la vida de Tasso, nos describe en una prosa enfática aquella tormentosa pasión. Son divagaciones, delirios del simulado autor, coloquios, invocaciones que él dirige a la mujer amada, como en una continua alucinación, en un agotador ensueño de amor, interrumpido de vez en cuando por momentos de lucidez que aún hacen más amarga la realidad. También se habla delibe­radamente de la locura de Tasso, que el autor confiesa provocada por su pasión no co­rrespondida. Se reelaboran en las «Veladás» las situaciones comunes a las novelas de amor de Dante y Petrarca: el deseo de la muerte, los «negros pensamientos», las pesadillas durante el delirio amoroso, la aspi­ración al laurel poético, premio del genio artístico y al mismo tiempo medio para la realización del sueño de amor.

Todo esto había empujado a Tasso, según Compagnoni, a escribir semejantes fatuidades porque «la lección dada con estos delirios» sea útil a la humanidad, que debe leerla «con provecho». La obra gustó, por lo menos si lo juzgamos por las numerosas ediciones y traducciones que de la misma se hicieron.

G. Fantuzzi