Una novela inclasificable, que no hay que comentar sino leer: Las Nueve Ventanas De Jeanne Bardèot

Las nueve ventanas de Jeanne Bardèot de Claudia Bürk, autora revelación.Es evidente que existen libros que hay que leer, sin más, sin que te comenten nada sobre ellos, dejándose sorprender por sus contenidos. La novela de Claudia Bürk, «Las nueve ventanas de Jeanne Bardèot» es un libro de estos.

Ésta singular novela, que nada tiene que ver con otras, está siendo calificado por esos pocos que la han leído como un libro de culto.

La portada fue lo primero que me atrajo en este libro. Invita.

Luego me atrajo su capacidad para arrastrarme sin necesitar invitación, y su manera tan singular de poner patas arriba los conceptos…

Imaginad. Imaginad estar viviendo cosas tan difíciles de encajar, que escapáis con la imaginación a un mundo paralelo. En esa circunstancia  cerráis los ojos, y podéis soportarlo todo, lo que sea. Observáis a la persona que habéis sido, a la que no quisiste ser, a la que os dijeron que debisteis ser. Y los sobresaltos siguen su curso, y el drama sigue ocurriendo, pero vosotros estáis ahora en una misión, sois otro que os habita. Con los ojos abiertos y ya no estás en la realidad, es otra cosa, es algo distinto, una vida con un profundo sentido existencial a la que no ponerle nombre. Volvéis a cerrar los ojos, fuertes, casi os hacéis daño, y sois algo más que alguien de carne y hueso a quién profanar, a quien menguar, camináis hacía el amor que todo lo puede, que os da la vida, que os la quita en un segundo, y al abrir los ojos os dais cuenta: nada ha sido más real que lo imaginado cuando lo vivido duele y mata.
«Las nueve ventanas de Jeanne Bardèot» es ese pasillo, es ese recodo donde los sueños corren a esconderse en un delirio y donde la vida, con todo el puñetazo que puede dar, se muestra tal como es, con sus mentiras y sus dolores, con las atenciones que se prestan al silencio, con las ventanas abiertas y cerradas de los hogares que guardan los secretos que nunca dijimos.
Es una historia dramática, que en realidad no lo es, o que lo es porque nosotros la hemos creado al interpretar las trampas que nos tiende la autora con su honda capacidad psicológica. Habremos pensado la novela, la habremos sentido. Después, cuando abramos los ojos de nuevo, nos daremos cuenta. Lo que vivimos es lo que sentimos. La imaginación es nuestra dueña y, las palabras, no servirán de nada en un mundo lleno de silencios que lo significan todo. Habrá que encajar entonces el final de este libro. Y ahí la autora nos da un tremendo bofetón. Quién ve pretensión, que vuelva a leerlo todo una segunda vez. Todo en ésta novela son secretos, entre líneas y sobre ellas…

¡Y no voy a contar mas! Porque todo sería demasiado o demasiado poco sobre ésta obra.

 

Sólo me queda decir que ésta novela debuta entre los verdaderos amantes de la buena literatura. Lo hace en la sombra, casi en silencio, sin más necesidad que la publicidad del «boca en boca». Un libro que impresiona por su estilo, su honda emotividad, su exquisito léxico y que traspasa las meras divisiones y categorías y se centra en «una historia que entretenga, enseña y nos mantengan pendientes de la trama mientras estamos ansiosos por comenzar la siguiente página.

Sin duda alguna, una excelente novela, que personalmente califico de terriblemente profunda y que dará que hablar si es que puede ser descubierta y advertida por los lectores exigentes en esta jungla de libros publicitados por las grandes editoriales.

J.R. M.

 

Comentario acerca de la novela por parte de la autora publicado en su blog :

La realidad ha sido y está siendo cruda y dolorosa para Jeanne Bardèot, la protagonista de mi novela en “Las nueve ventanas de Jeanne Bardèot”. Debido a esas circunstancias, su imaginación la salva del caos, invitándola a una dadiva más que extraordinaria.  El principio de la novela, está ambientado en la psique de su protagonista. Trato de familiarizar al lector con el alma de Jeanne, para así llegar a empatizar con ella íntimamente. Ésto, (pese a llevarme unas cien páginas del libro y pudiendo resultar lento) fue necesario e intencionado para ir luego incrementando la tensión y el suspense (trescientas páginas más), que no se pueden sentir con total intensidad sin conocer el interior de Jeanne previamente.
Definiría a mi libro como un maridaje entre la novela “El largo camino a casa” y la película “El laberinto del fauno”. También tiene, en cierto modo, matices comunes con «El retrato de Dorian Grey».
El lector no sabrá distinguir si la fantasía se vuelve realidad o viceversa. Eso no quiero dejarlo claro hasta el final del libro y aun así habrá que estar muy atentos a las palabras en el desenlace, porque esconden lo relevante poco antes de concluir.
Es una novela de inicio calmo, como acabo de mencionar, para ir gradualmente en aumento su suspense, acelerándose la tensión para entrar como un torbellino en un desenlace que puede llegar a sorprender. El libro está ambientado en una literatura clásica, poética y decimonónica, que define mi estilo como escritora. En él hallaremos la enérgica presencia de elementos fantásticos, psicológicos y filosóficos, que se contraponen en cierta manera con la terrible y dramática realidad vivida por la protagonista.
No es una novela religiosa, tampoco es relevante el tema angélico. Sólo es un reflejo en el espejo de su contenido. Lo realmente relevante es el mensaje que trato de dar: la imaginación puede ayudar a curar heridas que parecen imposibles de sanar. La novela trata de defender a aquellos que se evaden en las quimeras. La fantasía queda positivamente realzada. El libro es un elogio a la ensoñación.
El lector tendrá la sensación de hallarse en el particular universo de Jeanne, acongojarse con ella y emocionarse con sus emociones.
Dijo Gilbert Keith Chesterton una vez que una buena novela nos dice la verdad sobre su protagonista; pero una mala nos dice la verdad sobre su autor. Que cada uno de los lectores juzgue cuál de éstas opciones pudiera corresponderle a mi libro.
A su vez hay un paralelismo con la novela «La dama azul» de Javier Sierra. Mi particular homenaje a ciertos secretos entre ambos…

El epílogo es como una montaña rusa, un final se precipita hacía otro y durante las últimas dos páginas cuando todo parece acabar como lo anuncio, todo vuelve a girar hacía un suceso inesperado que resuelve la trama en una sola página de un modo sorprendente que dejará boquiabiertos a los lectores.

Por último, añadiría que desprejuiciadamente escribí esta novela tal cual me lo dictó corazón. Es un libro sorpresivo, inesperado, como mínimo con más extrañeza de lo que el lector pueda esperar de una novela. Es una novela sutil, repleta de secretos que pueden ser descubiertos por los lectores hábiles, que se arriesga a sí misma hasta las últimas consecuencias.
 

 

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»Una novela inclasificable, que no hay que comentar sino leer: Las Nueve Ventanas De Jeanne Bardèot»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «Una novela inclasificable, que no hay que comentar sino leer: Las Nueve Ventanas De Jeanne Bardèot»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.