Un Puente sobre el Drina, I. Andric

La novela, verdadera historia del antiguo puente de Visegrad, una pequeña ciudad de Bosnia, tiene inicio en 1516, año en el que un chiquillo de la aldea de Sokolovici es raptado por los turcos (que entonces dominaban la región) en una de sus habituales incursiones. Crecido entre los turcos con el nombre de Mehmed Ali, llegará a gran visir y hará construir el puente, facilitando las co­municaciones entre Bosnia y Turquía.

La novela conti­núa describiendo los principales acontecimientos que si­guen a la construcción del puente: aluviones, revueltas, epidemias e invasiones. Por aquel puente, lugar de en­cuentro de la población de la ciudad, desfilan generacio­nes enteras hasta la I guerra mundial, que es cuando una parte del puente es hecha saltar por los aires. A través de las peripecias de sus habitantes vemos hacerse menos opresivos el dominio turco, si bien dejando su impronta en las costumbres de la ciudad, hasta el momento en que Bosnia pasa a estar bajo el dominio de Austria.