Tentativa Amorosa, André Gide

[Tentative amoureuse]. Escrito de André Gide (1869-1951), publicado en 1893. En él se cuenta el natu­ral y perfecto amor de dos evanescentes personajes, Lucas y Raquel, armoniosamente inserto en sugestivos cuadros campestres.

En la lograda felicidad de un común deseo plenamente cumplido, este amor no tiene historia: se ilustra con minúsculos episodios de encantadores paseos y con el lento cam­biar de las estaciones; se comenta con po­cas y simplicísimas fábulas que florecen en los labios de Lucas. Y fatalmente se agota, con el deseo que lo había hecho na­cer, ya que el deseo (según un pasaje de Calderón que sirve de epígrafe a estas pá­ginas) «es como una llama que brilla, y todo lo que toca lo convierte en cenizas». El tenue argumento, expuesto en un estilo exquisitamente rebuscado, está muchas ve­ces interrumpido y comentado por el autor, el cual toma por sí mismo la palabra, figuando dirigirse a una dama a la que está contando la historia, y explicándole su mo­ral, o sea el significado recto, tal como está enunciado por el subtítulo «Traité du vain désir»: el amor de Lucas y de Raquel debía acabar porque es vano nuestro deseo de detenernos en un fin; «las cosas no son fines ni obstáculos, no, ni siquiera obstáculos; es preciso por tanto sobrepasarlas. Nuestro único fin es Dios…».

El breve escrito, que da testimonio de la moda simbolista y que se puede colocar al lado de ciertas fábulas de Wilde y de las Moralidades (v.) de Laforgue, adquiere verdadero interés sólo como prefiguración de algunos motivos caracterís­ticos del autor, que se hallarán desarrolla­dos más tarde en obras de mucha mayor importancia. Se pone en ella de relieve el gusto original de insertar en el propio cuer­po de una narración una especie de comen­tario criticomoral; la propia conclusión pietista revela, no sin cierta ambigüedad, la inquietud de un espíritu propicio a bien distintas aventuras. (Premio Nobel 1947.)

M. Bonfantini